Páginas vistas en total

Miremos la amenaza cara a cara


Vivimos en tiempos extraordinarios, la mente más cerrada del ser humano se queda abriéndose Los que quieren salir del trance se despiertan, si se dan cuenta de lo esclavos que han sido bajo esa Mano Oculta manipulando desde la sombra con su deseo de estado global policiaco de todo control. Los ojos de muchos abren a la realidad, ellos que sienten que 'algo va mal'. Conocerás bien este sentimiento o no estarías leyendo estas palabras. Preguntas del fondo: ¿Quién soy? ¿Dónde estamos? ¿Y por qué es el mundo así? No es por accidente que sea así. Es planeado y hay que conectar los puntos. Lo único que hace falta para que ocurra un estado totalitario es que no hagas nada.~


lunes, 30 de agosto de 2010

Peinando el espejo

Esto es una traducción de las palabras de David Icke hablando sobre como creamos la realidad: "El juego entero illuminati del control humano es el de manipular e implantar la imaginación de la humanidad de sí mismo, y esa llega a ser nuestra realidad consciente… la Matriz. Pues si vamos a poner fin al control da la Matriz – y lo haremos – necesitamos cambiar nuestra realidad y nuestro sentido de la realidad y entonces nuestra manifestación de ella debe cambiar, porque una es espejo de la otra, que me directa a este asunto: cuando examinas este proceso de la realidad subconsciente que se observa en la realidad de tres dimensiones por la mente consciente, revela muy claramente un hecho simple en cuanto a la situación humana: estamos peinando el espejo, tratando de cambiarlo. Si estas de pie enfrente del espejo y no te gusta el pelo (y hoy tengo el pelo hecho un puñetazo desastre), pues… ¡no te peinarías el espejo porque no te gusta el pelo! Peinas el pelo; y entonces el espejo lo refleja. Sentido común. Pero por la manera en que hemos sido engañados en cuanto al mundo a nuestro alrededor, ¡peinamos todo el tiempo el dichoso espejo! Bueno, pensamos y somos manipulados a creer que todo por ahí fuera es real mientras de hecho todo está ocurriendo en nuestra mente. Pues no nos gusta lo que está ocurriendo por ahí fuera, lo queremos cambiar. No nos gusta lo que nos pasa en nuestras vidas personalmente; no nos gusta lo que pasa colectivamente en el mundo; queremos cambiarlo. Así que como creemos que esto es real, ¿a dónde vamos para cambiarlo? Salimos por ahí, por acá, que queremos cambiar el mundo, que tenemos que hacer algo por ahí fuera. Tenemos una guerra con esta persona algunos creen, o tenemos que introducir nueva legislación – un cambio por ahí fuera. Lo que hace eso es peinar el espejo. Y el resultado es que nada cambia. Porque puedes cambiar el espejo todo lo que quieras, tu pelo nunca cambiará. Y el illuminati está todo el tiempo tratando de engañarnos con la creencia que si queremos hacer cambio, que debe estar por ahí fuera donde tiene lugar ese cambio, cuando eso no es nada más que un espejo, un reflejo. Eso solo puede cambiar cuando cambia lo que lo refleja – lo que lo crea, que es nuestro sentido colectivo e individual interior de la realidad. De modo que si queremos cambiar nuestras vidas, tenemos que cambiarnos a nosotros mismos. Cambiamos nuestro sentido de la realidad: entonces cambiará nuestra representación holográfica de esa experiencia diaria – pero solo si cambiamos nuestro sentido de realidad, porque hemos caído en una trampa en que creamos nuestra realidad sin saberlo, experimentamos esa realidad pensando que no la estamos creando, y si lo nos gusta tratamos de cambiar el reflejo de la realidad en vez de cambiar lo que la está creando. Entonces damos vueltas y no vamos a ninguna parte – ¡y esta es la trampa! Es como correr dentro de una jaula sobre una rueda para ratones. Romper el círculo es darte cuenta que es una ilusión, estamos creándola, y podemos controlarla con recoger el control de nuestra mente. Así que todo en este mundo, o sea lo que crees que sea este mundo, es un reflejo, es un reflejo de nuestro sentido interior de la realidad – y este conocimiento es la medida que usa el iluminati para controlar. Podemos hablar de grupos Bilderberger y sociedades secretas y sus redes controladores y estafas banqueros, y debemos hacerlo, si; necesitamos ser conscientes de esas cosas. Pero lo fundamental de todo, el que lo hace posible todo, es la manipulación por el iluminati sobre la imaginación de la humanidad de sí mismo. Una vez que tengan control de esa, pues saben que manifestaremos el mundo que les conviene por el proceso de crear estas ilusiones holográficas. Entonces, mostrando una ilustración del artista Neil Hague con el ejemplo simbólico de la manera en que estamos dando vueltas tratando de cambiar el reflejo en lugar de él que se refleja, pues esto es la razón porque cuando tenemos ciertos miedos, solemos atraérnoslos a nosotros. Claro que sí. Porque cuando tenemos miedos a esto, y a tal y cual, eso es nuestro sentido de realidad en una nivel particular consciente y no consciente. ¿Eso qué va a hacer? Va a manifestar campos de pensamiento representando ese miedo y luego observamos esos pensamientos en la realidad holográfica. Por este método y proceso vamos a experimentar el miedo que tenemos, sabes – la gente dice: ‘¿Pues ya sabes como tengo miedo a don Fulano de Tal? ¡A que no lo adivinas!....’ Ya lo has experimentado. ¡Ah, sí! Pues claro. Entonces, estamos atrayendo a nosotros todas las cosas que están en nuestra realidad subconsciente incluyendo lo que tememos – claramente lo que tememos – porque es tan poderoso. Y más que asumimos estas declaraciones mentalmente manipuladores, como ‘Es un alerto hoy para terroristas’ o ‘Oh, quizás hay una bomba’, ‘Oh Dios mío, qué pasa con la economía’, ‘Oh mama mía, ¿!voy a quedarme sin trabajo la semana que viene?!’ Todas estas cosas, si las asumimos, llegarán a ser nuestra realidad, porque dentro de nosotros creamos la ilusión de que pensamos y somos. Pero en la misma manera, proyectemos otro sentido distinto de realidad - en lugar de tener miedo a las cosas, soltemos el miedo. Porque no hay miedo, es una creación de nuestra mente. Si emitimos el amor, si emitimos la falta de miedo, si emitimos la Unidad, el balance de Todo Lo Que Hay, si proyectamos el optimismo y el ‘Ya sé que todo resultará bien’…’’En vez de ¿Saldrán bien las cosas?’ digamos ‘¡Sí, sí, ya sé que saldrá bien!’ – crearemos esa realidad. El dinero y todas estas cosas que la gente quiere en su vida o lo que sea, o qué desee, o de qué forma sea…son ilusiones. Son tanta ilusión como la del no lograr ese deseo, de no conseguir esa ambición. Esa es otra ilusión. Así que estamos en control de si manifestamos la ilusión de manifestar lo que queremos, o si manifestamos la ilusión de manifestar el fracaso de conseguir lo que queremos – ambos son ilusiones. Estamos en control de cuál de esos tenemos. Cuando estaba yo en aquel estado cambiado en Brasilia esta voz me decía de la naturaleza ilusoria de las emociones que sentimos, y el dolor que manifiestas. Y una vez nos demos cuenta que son ilusiones, pues podemos hacer algo. Es mucho más grande que eso. No solo se trata de que tengamos otros niveles, sino que es TODO una ilusión. Y es una ilusión que podemos disfrutar o una ilusión que puede controlarnos. Una de las cosas grandes que me pasó en los años recientes fue cuando escribí ‘Alice en el País de la Maravilla y el Desastre del Centro Mundial de Comercio’; cuando lo terminé dije a mi mujer: ‘Sabes, si quiero progresar más en esto pues no me sirve para nada estar pegado en solo un nivel de esto; quiero saber. Y a dónde me lleve, me lleve, pero quiero saber.’ Pues dije: ‘Tengo que entrar estos otros niveles en conciencia – no en ningún sueño sino en conciencia. Y coincidentemente, o mejor dicho, por sincronismo, fue en aquel tiempo se me invitaron ir a Brasilia a beber algo que se llama ‘Ayahuasca’, que es una planta de selva tropical que los chamanes en Suramérica la han estado usando para llevar a la gente a otros estados de conciencia; pero puedes tener una experiencia mala con ella, o una experiencia buena. La mía fue increíble. Podría haberlo bebido cuatros veces mientras estaba allí. Lo bebí dos veces; eso fue bastante para mí. No he hecho cosa semejante desde entonces. Fue una experiencia, pero quiero irme allí sin eso. Pero sobre dos noches, especialmente la segunda, tuve esta experiencia extraordinaria en que entré en otro estado de conciencia y una voz femenina – que esa fue la forma en que se manifestó pero claro era el transferir de pensamientos o conciencia que decodifiqué como voz femenina en la lengua inglés, pero en realidad era simplemente el transferir de pensamientos.  Y por cinco horas, esta voz me habló con mucho detalle sobre la naturaleza de la realidad y el hecho de que era una ilusión. Y lo que dijo fue que nuestro estado natural es el del Uno, en que somos Todo lo que Existe. No hay ni Yo ni Nosotros; solo hay un Yo Infinito. Un ser infinito, de que no somos partes, sino que lo somos. Pero lo que ha pasado es que hemos olvidado que somos el sueño y que somos el soñador – y el sueño ha dominado. Y el sueño nos ha hecho creer que somos una PARTE. Pensamos así en los partes, no la unidad. Pensamos en los partes como David Icke, no en Conciencia Infinita; y entonces hemos caído en la trampa ilusoria de la división, simbolizada por este cuadro. Dijo ‘piensa en un remolino en un rio. Es parte del rio, pero está en otro estado de realidad; no está corriendo con el rio, está en su propio mundo. Y dijo ‘mientras las circunstancias quedan lo mismo, ese remolino seguirá dando más y más vueltas. Solo cuando cambian las circunstancias cambia el corriente, y volverá a correr otra vez con el rio a llegar a ser el Uno. Y cuando me empezó a hablar esta voz, empezó con decir: “Solo hay una cosa que necesitas saber: el amor infinito es la única verdad. Todo los demás es ilusión.” Y en mi mente iba a decir ‘¿Todo?’ y cortó en la mitad mi pensamiento con las palabras: “¡Todo los demás es ilusión!”, dijo. Porque lo que decía era que la única verdad es la existencia de esta sola conciencia infinita, que es todo-amoroso, todo-consciente, todo-sabio – la amalgamación de la harmonía de todo. Todo lo demás es la imaginación de esa conciencia materializada – ilusión. Tenemos un sueño, nos despertamos y decimos: ‘He tenido un sueño increíble’ – pues la única diferencia entre ese y este es que creemos que este sueño es real."~