Páginas vistas en total

Miremos la amenaza cara a cara


Vivimos en tiempos extraordinarios, la mente más cerrada del ser humano se queda abriéndose Los que quieren salir del trance se despiertan, si se dan cuenta de lo esclavos que han sido bajo esa Mano Oculta manipulando desde la sombra con su deseo de estado global policiaco de todo control. Los ojos de muchos abren a la realidad, ellos que sienten que 'algo va mal'. Conocerás bien este sentimiento o no estarías leyendo estas palabras. Preguntas del fondo: ¿Quién soy? ¿Dónde estamos? ¿Y por qué es el mundo así? No es por accidente que sea así. Es planeado y hay que conectar los puntos. Lo único que hace falta para que ocurra un estado totalitario es que no hagas nada.~


miércoles, 1 de septiembre de 2010

La solución

Una conversación entre Nicole, Credo Mutwa y David Icke sobre la solución a nuestro estado en este mundo de control y como nos liberamos.

Nicole: “¿Qué es el mensaje más importante que das hoy?”

Credo Mutwa responde: “Señora honorable Nicole, soy un Sanusi. Esto quiere decir que no tengo el derecho de dictar a la gente lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer. Solo puedo buscar la puerta del sentido humano. Digo a todo el mundo, mis hermanos y hermanas, seáis negros o blancos o morenos: Estamos en gran peligro. Demasiada gente, como lo dice Señor David Icke, y estas palabras no podrían ser más ciertas, deben ser escritas en piedra: nosotros los seres humanos se nos ha dejado ciegos. Nosotros los seres humanos nos negamos a ver ciertas cosas y somos acondicionados no ver otras. Por ejemplo, la conspiración no es simplemente un sueño en la mente de los locos. Es un hecho real. Yo mismo nunca creía que existía tal cosa. Pensaba ‘bah, esas son palabras de los blancos’. Pero ahora yo mismo soy víctima de esto. Fijaros lo que está pasando en el mundo.”

David: “No es que somos enfrentados con problemas imposibles y desastres, somos enfrentados con una serie de desastres y problemas manipulados, calculados y fríamente planificados. Y si podemos quitar la cosa que los causa, que los crea, pues lo que están creando se irá naturalmente. Otra vez, y esto lo debo destacar, me harto de oír de personas diciendo que vienen de la dirección espiritual – lo cual entiendo y respeto – pero que completamente se hacen ilusiones de lo que actualmente está pasando en el planeta, hasta el punto que no quieren saber de las cosas que son desagradables. Para mí la sincera espiritualidad es no huir de lo que no nos guste, de lo que no queremos confrontar, y correr acercándonos hacia ello. Es infundir esa espiritualidad en aquello que no nos guste, infundir ese valor indudable porque esa es la palabra que proviene de aquella espiritualidad; y entonces quitar lo que está negando y impidiendo a la espiritualidad de todos los demás, en lugar de flotar sobre una nube dando vueltas, mantenidos a distancia circulando el aeropuerto y negando a aterrizar. Mejor que tomen parte y en efecto, cambiar el mundo en vez de escaparlo. Es solo mi opinión.”

Nicole: “¿Con cambiar, quieres decir agarrar esa conciencia más alta en el medio de ello, en lugar de simplemente lucharlo y resistirlo?”

David: “Lucharlo no sirve para nada. La Matriz, que es esta realidad manipulada, quiere  que luchemos, porque para luchar hace falta dos. Como dijo alguien en los años sesenta, ¿qué pasaría si tuviéramos una guerra y vino nadie vino? No habría guerra. No se trata de lucharlo, se trata de quitar la causa. Es como en los días de Ghandi, su filosofía era no cooperar pero sin violencia - no cooperar con el sistema. El sistema solo funciona porque nosotros cooperamos con ello. Todos los días nosotros construimos la construcción para nuestra propia cárcel. Si no tocáramos los refrescos llenos de aspárteme, si no los compráramos para nuestros hijos, si nosotros mismos no los bebiéramos, si negáramos a tocar los alimentos modificados genéticamente, si negáramos a apoyar y tomar parte en las guerras de conquistar, que no se tratan de liberar a la gente sino encarcelarla aun más - entonces no habrá que conquistar. George Bush y Tony Blair no están en Irak luchando en las calles de Bhagdad. Están en sus oficinas echándose un trago whisky o lo que sea. Tengo una solución para las guerras, especialmente las guerras modernas: tengamos una ley obligando a cualquiera que declare una guerra que vaya él mismo a luchar de primera línea desde el primer día. ¡Fin de guerras! Si estuviera George Bush de primera línea cuando se disparó la primera bala, ¡hubiera estado debajo de una cama en Euston cuando se disparó la segunda! Estamos cooperando con nuestro propio encarcelamiento. Dejemos de hacerlo, terminamos el encarcelamiento. Es por eso que el dividir y el reinar es tan importante para esta gente, es para que no tengamos la unidad de objetivo, la unidad de percepción, que nos permite ver que somos nuestros propios celadores. Si no compráramos esta porquería de alimentos pues las corporaciones que los producen no lo podrían hacer porque no quedaría nadie a que venderla. Esta es la solución. No hay que ahorcar a Henry Kissinger o George Bush, nada de esta cosa. Solo hay que dejar de cooperar con su sistema, y su sistema caerá. El hecho de que estamos divididos y reinados lo permite continuar.”

Credo: “Lloro lagrimas, que serán secadas de mis ojos por nadie. Estamos muriendo. Estamos siendo destruidos. Un enemigo bruto, cínico y frio ha declarado la guerra a nosotros. Estamos siendo matados por la SIDA y por guerras que nosotros mismos causamos y rogo, por favor, que miréis a la verdad. No os hagáis ilusiones, mis hermanos y hermanas. Naciones enteras están siendo destrozadas ante vuestros ojos. Abrid vuestros ojos. Abrid vuestros ojos, no dejéis que los hijos de los reptiles os dejen ciegos con su veneno. Abrid vuestros ojos, es todo que puedo decir. Hay esperanza. Podemos ganar, pero abrid vuestros ojos. Por favor.”

Nicole: “¿Y la solución?”

David: “La solución es despertarse la gente. Eso es, despertarse espiritualmente como hemos dicho, pero también es despertarse al nivel de los cinco sentidos; despertarse mentalmente y ver lo qué está pasando en realidad. Es como un velo, y mucho de ese velo es la negación. Es la negación - simplemente no quieres mirarlo. Es una versión colectiva de: “¡Cállate! No quiero hablar de eso. Cambia el tema, ¿quieres?” Ocurre eso. Y a la vez, claro, el conocimiento, la información sobre lo que está ocurriendo está siendo callada también para continuar perpetuar esa ignorancia. Entonces nos hace falta hacer estas cosas: necesitamos tomar responsabilidad para lo que ocurre en el mundo, y entonces informarnos; necesitamos informar al resto del mundo por los muchos canales que podamos, y superar la supresión de los medios de comunicación; y necesitamos despertarnos de nuestro sopor, de nuestro estado hipnotizado en que se nos ha puesto. Y estas cosas trabajan en estrecha colaboración el uno con el otro, van juntos. Y eso es lo que la gente como yo y tú y Credo y tantos más, tratan de hacer. Y estoy muy optimista, aunque no me hago ilusiones en cuanto a los desafíos que nos enfrentan en este periodo de transición cuando los celadores, es decir, nosotros (porque al fin y al cabo eso es lo que hemos sido manipulados a ser, nuestros propios celadores) entregamos los llaves a la naturaleza verdadera de quienes somos. Es un gran desafío pero va a ser un tiempo muy interesante. Vamos a ver algunos cambios increíbles y eventos increíbles, algunos muy desagradables y algunos muy inspiradores.~